La evolución de la empresa siempre va ligada a la necesidad del cliente, del trabajador y a la búsqueda de una mejora competitiva como ocurrió con el nacimiento de WebEx Teams. Echando la mirada atrás, el mundo de la tecnología ha cambiado al igual que las organizaciones. Pero cuidado, ha cambiado tanto que ni los más fantasiosos hubieran sido capaces de avanzar hace dos décadas lo que estaba por llegar.

La evolución del puesto de trabajo va estrechamente ligada a la evolución tecnológica de los últimos años. Queda lejano, pero hace apenas 20 años las líneas DSL ofrecían una descarga de 256Kbps (yo fui uno de esas personas que tuvo Internet de “alta velocidad”). A día de hoy, con líneas de hasta 500 Mbps, tenemos una conexión hasta 2000 veces más rápida.

Sin embargo, no solo la conexión a Internet ha cambiado las reglas del juego. Los dispositivos móviles ahora tienen pantallas HD, procesadores multicore y una cantidad de RAM que triplicaría la de un PC de antaño. A día de hoy, el Smartphone y una conexión a Internet de alta velocidad han conseguido cambiar nuestros hábitos de compra, de estudio, de juego, de consumir contenido audiovisual y de comunicarnos entre nosotros.

La oficina hace unos años era muy diferente a la que tenemos ahora mismo. Fax, un teléfono, toneladas de hojas y archivadores eran la tecnología disponible para una empresa. En los años 90, una incipiente Internet aún necesitaba explotar como la conocemos y la forma de comunicarse por excelencia, sin lugar a dudas, era el teléfono y la mensajería era únicamente el SMS, no existía Skype ni Jabber ni Slack… De hecho, ¿Quién era Amazon entonces?

Esto que hoy llamamos colaboración, en aquella época consistía en hablar por teléfono y compartir algún mail o fax, o, si era entre compañeros, intercambiar disquetes (¡o un CD-ROM!) de ridícula capacidad, es decir, un soporte donde hoy no cabría ni 3 minutos de vídeo en 4K.

Las aplicaciones durante las décadas de los años 90 y 2000 en cuanto a las herramientas ofimáticas, así como ERP o ERPs, estaban en pleno proceso de maduración y en ningún caso tenían una integración en la nube o soporte para mejorar la colaboración de la empresa. Su funcionalidad era la establecida: escribir, calcular o gestionar contactos y recursos empresariales.

Quizás te interese:  Cisco Webex Teams desde el punto de vista de la seguridad

A día de hoy, dispositivos como los smartphones y las tablets han salvado barreras anteriormente insalvables como la distancias y han sido la clave para la transformación del puesto de trabajo.

Saltando a nuestra época, no hace falta observar demasiado que las cosas han cambiado, y mucho. Para empezar, el teléfono fijo ha desaparecido de muchos escritorios y el relevo lo ha tomado el smartphone. Podríamos añadir que parte del trabajo ofimático (emails, algún texto, etc) lo ha sustituido también.

La herramienta colaborativa más potente era el teléfono fijo. Ahora las reuniones se convocan en plataformas de colaboración como la que presentó recientemente Cisco como sustitución de Cisco Spark. Hablamos de WebEx Teams.

Gracias a la irrupción del cloud y del proceso de maduración de múltiples herramientas y software, hemos llegado al punto de interoperabilidad entre herramientas, donde la suite de ofimática se integra con la nube y las herramientas de colaboración y, donde los CRM alimentan a las reuniones de videoconferencia para ofrecer información contextual al orador de la reunión para conocer más de cerca con quién está hablando.

Por otro lado, los viajes ya no son tan esenciales. Los comerciales pueden vivir más y mejor, conciliando la vida laboral con la familiar y limitan los viajes de trabajo a lo más necesario. Pero eso no quiere decir que estén en la oficina. Todo al contrario, la evolución del puesto de trabajo ha llevado a un modelo que todo el mundo llama “teletrabajo” que no es más que la deslocalización del trabajo, donde las empresas empiezan a entender que es posible trabajar desde cualquier lugar y en cualquier momento y disponer de todas las herramientas de la oficina (ERP, CRM, seguridad y herramientas de colaboración) en cualquier lugar. Ahora ya somos igual o más productivos que en la oficina tradicional. Un win-win en toda regla.

Además, con el paso de los años, se puede decir que tanto la colaboración como la videoconferencia “se han democratizado” y ahora llegan a un público mucho mayor y tienen una compatibilidad que las hacen un aliado perfecto para fortalecer la competitividad de la empresa y hacer más felices a los trabajadores.

Quizás te interese:  Webex Teams vs Microsoft Teams

Volviendo a WebEx Teams, es el ejemplo claro de la transformación del lugar de trabajo y posiblemente, un referente en el mundo de la colaboración incorporando funcionalidades como por ejemplo, habilitar comandos de voz o una integración total con Salesforce u Office 365.

En un futuro no muy lejano, puede que quizás ya en el presente, con la elevada capacidad de cálculo y una bastante desarrollada tecnología de IA, proliferarán soluciones que nos permitirán reconocer a las personas por sus rasgos faciales y nos proporcionarán información de su histórico profesional y noticias más relevantes asociadas a ellas, como por ejemplo artículos académicos, posts, CV de Linkedin e información sobre los proyectos en los que han participado.

Si comparamos el pasado con el futuro, Arthur C. Clarke tiene mucha razón: Cualquier tecnología suficientemente avanzada es equivalente a la magia.

¿Creamos magia con tu colaboración y WebEx Teams?

Consultoría 1