El último año ha redefinido el trabajo y ahora es mucho más el “qué haces” y mucho menos el “a dónde vas”.

Descubre la nueva plataforma Webex People Insight

 

A medida que se hace factible para nosotros volver a encontrarnos, los líderes de las empresas tienen que pensar en para qué sirve realmente la oficina y cuál es la mejor manera de usar el espacio. Mientras que algunas empresas se están preparando para regresar a la oficina a tiempo completo y otras están dejando que las personas trabajen desde casa indefinidamente, la mayoría está buscando opciones de trabajo híbrido. Los empleados quieren flexibilidad y opciones.

Según la investigación de Cisco, el 87% de los trabajadores encuestados en EMEAR quieren la capacidad de decidir si trabajan en la oficina o en casa, o incluso en cafeterías, espacios de co-working, sitios de clientes o proveedores, hoteles y otros entornos de hospitalidad que están repensando sus propios modelos de negocio a la luz de las prácticas de trabajo cambiantes.

 

Un movimiento permanente hacia el trabajo híbrido es un cambio monumental para cualquier negocio y la forma en que los líderes gestionan ese cambio es un momento definitorio.

Cinco temas que deben estar en la mente de cada líder

El aspecto exacto de la nueva forma de trabajar será diferente de una empresa a otra. Resolver esto será un gran trabajo, e importante. Los líderes y gerentes necesitan analizar cada equipo y cada función para ver qué es lo correcto para ellos, evaluando el tipo de trabajo que hacen y con quién necesitan colaborar.

Si bien cada empresa tendrá su propio modelo que mejor se adapte a sus necesidades, existen ciertas consideraciones que deberían estar en la agenda de cada equipo de liderazgo en este momento.

Aquí hay cinco reflexiones para las grandes conversaciones que ahora están en marcha.

1. La mentalidad de liderazgo tiene que cambiar. 

El estilo de liderazgo de 2019 está desactualizado en el entorno actual. Atrás quedaron los días en los que un gerente podía mirar desde las paredes de vidrio de su despacho y ver cómo su equipo desarrollaba su trabajo. Para tener éxito en este nuevo entorno, necesitamos repensar cómo medimos el rendimiento, cómo motivamos a nuestros equipos y cómo planificamos el trabajo.

Tendremos que centrarnos mucho más en la cultura, el propósito y el bienestar para ayudar a las personas a gestionar mejor su tiempo, sus relaciones laborales y su salud mental.

2. La cultura empresarial del futuro se basa en la inclusión y la confianza.

Después de todas las promesas y compromisos de 2020, el trabajo remoto presenta una oportunidad para dar un significado real a la diversidad y la inclusión. La geografía ya no es una barrera para la contratación, abriendo todo un mundo de talento. Las tecnologías de trabajo remoto se centran cada vez más en crear experiencias más equitativas e inclusivas. La traducción en tiempo real significa que puede unirse a una reunión y hablar su propio idioma. La cancelación de ruido significa que ya nadie necesita preocuparse por el ladrido de su perro.

Con la cultura y la tecnología adecuadas, todos pueden tener la misma voz y los asistentes remotos pueden participar tan plenamente como los asistentes presenciales.

El trabajo remoto también presenta desafíos. Por ejemplo, la investigación de Cisco en EMEAR mostró que uno de cada seis empleados no tiene suficiente confianza para hacer su trabajo desde casa sin una amplia supervisión.

Con más personas trabajando de forma remota, los líderes deberán dejar de lado la noción de que una buena gestión es la administración del tiempo y comenzar a medir el rendimiento y desempeño en resultados, no en horas.

Los empleados también tendrán que adaptarse y asegurarse de ganarse la confianza de sus gerentes cuando trabajan fuera de la oficina y todos tenemos que aprender a respetar el tiempo y la salud mental de los demás. Esta cultura de “siempre encendido” simplemente no es sostenible.

3. La oficina todavía sirve para un propósito, pero ese propósito está cambiando.

Muchas personas dicen que se han sentido más productivas trabajando en casa. Entonces, si tus empleados no vienen a sentarse en su mesa y trabajar en una lista de tareas pendientes de 9 a 5, ¿para qué sirve la oficina?

Tu gente y equipos tendrán diferentes prioridades y será importante escucharlos y utilizar sus comentarios y conocimientos para diseñar el mejor entorno posible, ya sea para lluvias de ideas de equipos, reuniones con clientes, innovación, socialización o bienestar mental. Dado que se espera que el 98% de las reuniones futuras tengan al menos una persona en remoto, tenemos que pensar tanto en la experiencia fuera de la oficina como en la experiencia en la oficina.

4. La seguridad debe ser lo más importante.

El trabajo remoto ha abierto nuevas oportunidades para las amenazas a la seguridad. Tu arquitectura de seguridad debe diseñarse para este nuevo entorno de TI. Los enfoques de seguridad tradicionales han asumido que se puede confiar en cualquier cosa dentro de la red corporativa, pero eso ya no es suficiente, ya que los empleados trabajan desde cualquier lugar, usan sus propios dispositivos para acceder a la red corporativa, dependen cada vez más de las aplicaciones basadas en la nube y colaboran con las personas dondequiera que estén.

Un modelo de confianza cero trata todos los recursos como externos y comprueba continuamente la confianza antes de conceder solo el acceso necesario. Esto hace que sea más difícil para los atacantes recopilar lo que necesitan (por ejemplo, credenciales de usuario o acceso a la red). El acceso ahora ocurre en todos los niveles, por lo que todos los tipos de solicitudes de acceso (empleados, lugar de trabajo, carga de trabajo) deben ser seguros.

5. Los datos pueden ayudarle a mantener a sus empleados seguros.

A pesar de que algunos países están levantando las restricciones de Covid, tus empleados y visitantes deben sentirse seguros al venir a tu oficina. El reconocimiento facial, el rastreo de contactos, los dispositivos contactless, los comandos de voz y las alertas de distanciamiento social están entrando en juego a medida que las empresas intensifican su salud y seguridad.

Los datos proporcionados te ayudarán a actualizar los patrones de trabajo y adaptar la capacidad de tu oficina según sea necesario, para que puedas responder rápidamente a las regulaciones cambiantes y abordar las preocupaciones de tus empleados.

Un momento decisivo para los líderes

Si todo esto es un gran reto por lograr en los próximos 12 meses, solo piensa en marzo de 2020 y todos los cambios que logramos hacer, prácticamente de la noche a la mañana. Ahora tenemos la oportunidad de construir, sobre todo, lo que hemos aprendido desde entonces mientras planeamos un nuevo futuro.

Este es un momento decisivo para los líderes de las empresas, es todo un reto.

 

CTA- Contacto genérica